La convivencia entre el ferrocarril y los conductores de Nuevo León es cada día más peligrosa

La Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario colocó al Estado por tercer año consecutivo en primer lugar nacional al sumar el 25% de los choques entre trenes y vehículos registrados en el país. Entre el mes de enero y marzo del 2020, Nuevo León sumó 34 choques.

Según las cifras, entre el último trimestre del 2019 y el primer trimestre del 2020 hubo un incremento del 25.93%, pasando un total de 27 a 34 accidentes reportados. Sin embargo, en 2019 se dieron un total de 203 accidentes, siendo esta la cifra más alta de los últimos 5 años.

Cultura vial

La Norma Oficial Mexicana NOM-050-SCT2-2017, Disposición para la señalización de cruces a nivel de caminos y calles con vías férreas, es quien regula los dimensionamientos de los anuncios. Sin embargo, no hay nada que una buena dosis de cultura vial pueda evitar estos accidentes.

Según la NOM-050, se debe medir la cantidad de vehículos que circulan por hora, tratar de distinguir los vehículos de carga, los vehículos que transportan material peligroso, así como medir los anchos de los cruceros, la cantidad de carriles, los ángulos en los que se presenta la vía con respecto a la calle, etc. Son un montón de conceptos que para quienes conocen del tema les es fácil explicarlos.

Por todo esto se obtiene una calificación, para después arrojar una puntuación y posteriormente se califica al crucero con un bajo, medio o alto nivel de peligrosidad. Así mismo, dependiendo de dicha calificación es el grado de avituallamiento o señalización que se le otorga al crucero. Un crucero con bajo flujo vehicular, basta con arreglar la superficie de rodamientos, para que no existan baches o problemas de acumulación de agua, que a su vez, pudiera dañar al mismo crucero.

Señalamientos

Las cruces, señales de alto o una campana, son excelentes indicadores para que podamos percatarnos de que el tren está por arribar a la zona. Sin embargo, todo esto depende de los usuarios y la cultura que tengan para detenerse ante estos señalamientos.

Si no se realiza un alto, el tren no puede frenar rápidamente como los autos sí, el peso es muy diferente y puede llegar a ocasionar accidente si no frena con el tiempo indicado de anticipación.

El siguiente nivel implica señales sonoras y visuales, contar con semáforos y luces destellantes que a cierta distancia de donde están los detectores, empiezan a prender antes de que el tren arribe a la zona. Si se decide no hacer alto o tratar de ganarle el paso, es arriesgado para el vehículo, el conductor y/o la gente que lo acompaña y pueda ocurrir un accidente.
Si el flujo vehicular es más alto, se recomienda realizar un paso elevado o a desnivel para tráficos de muy alta velocidad.